Alicia Alonso: nuestra eterna bailarina

Por: Yarelis Rico Hernández

La Santa Metropolitana Iglesia Catedral de La Habana acogió este lunes 14 de diciembre una misa por el centenario de nuestra Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, quien falleció el 17 de octubre de 2019.
La celebración religiosa, a la que asistieron familiares y amigos de la gran artista cubana, quiso evocar su figura no solo desde el arte, sino desde la eternidad donde hoy Dios acoge a la mujer que vinculó toda su corporeidad con su ser espiritual.
El oficio católico fue una manera singular de recordar a Alicia Alonso. Ella fue bautizada en la parroquia del Santo Ángel Custodio, la misma iglesia donde recibieron este sacramento otros dos grandes cubanos, el padre Félix Varela y José Martí. Como ellos, a decir del padre Yosvany Carvajal Sureda, párroco de la Catedral, “esta niña estaba destinada a ser una gran cubana”.
En su homilía, Carvajal Sureda pidió rezar por la persona que fue Alicia y por la obra que fundó, la Escuela Cubana de Ballet. Asimismo, insistió en recordarla viva, “pues es justamente el deseo de eternidad lo que nos convoca a celebrar esta misa».
El párroco de la Catedral destacó que este era un momento para dar gracias a Dios por la larga existencia que tuvo Alicia, lo que le permitió crear y disfrutar una amplia obra.
Precisó que en el camino también halló su cruz, pero supo cargarla con paciencia y dignidad, aun enferma. “Bailó todo y todo lo bailó bien”, como bien expresara su amigo Mons. Carlos Manuel de Céspedes García Menocal. “Cuando Alicia bailaba –destacó el padre Yosvany- dejaba en todos la carga espiritual que ella transmitía; nadie salía del teatro igual a como entraba. Si esto no se produce, no se produce el arte. Muchos hablamos de Dios sin saberlo, sin buscarlo, Alicia lo halló en la danza”.
La misa fue acompañada musicalmente por la Orquesta Sinfónica del Gran teatro de La Habana, bajo la dirección de Yhovani Duarte y las interpretaciones de Johana Simón, soprano, Lesby Bautista, contratenor, Jessye Cordero, cello, el Trío Khronos y alumnos de la unidad docente del Teatro Lírico Nacional de Cuba.

Deje su comentario

Comparta su respuesta

Su dirección de correo no será publicada.


*