Retornar al "Home Page" ...
 
 
DEPORTES

 
Juan “Igor” González…
"Quiero ser
-un mejor se humano"
Juan “Igor” González.
 
por Nelson de la R. Rodríguez
 
A lo largo de mi carrera en el periodismo deportivo he tenido la posibilidad de conversar con personalidades del mundo atlético de diversas épocas y países. Todas han dejado de alguna manera una huella imborrable. Durante el Torneo Internacional de Béisbol “José Antonio Huelga”, tuve la oportunidad de dialogar con Juan “Igor” González, uno de los peloteros puertorriqueños más prominentes de Ligas Mayores, quien a su excepcional palmarés deportivo agrega una sencillez que lo hace aún más grande de lo que reflejan las estadísticas.

Fácil al hablar, accesible para todos, González reservó 30 minutos de su tiempo para contestar a nuestras preguntas en las gradas del estadio “Nelson Fernández Estévez”, de San José de las Lajas.

“Antes que todo, gracias a Dios por la oportunidad que me das en tu revista de estar aquí en tu tierra, disfrutando de un país maravilloso y de su gente que es especial.”
Con 38 años de edad, Juan “Igor” González tiene el mérito de haber pertenecido a cinco importantes franquicias del Béisbol de Ligas Mayores... Tu nombre de pila es Juan Alberto González Vázquez, ¿por qué el sobrenombre de “Igor”?

“Igor hace alusión a un famoso luchador libre. Yo era fanático de ese deporte aun jugando ya en las las ligas infantiles del Béisbol. En ese tiempo me gustaba jugar de mano con los muchachos, era bastante fuerte y ellos mismos me pusieron el apodo y luego se me quedó.”

¿Cómo recuerdas tus inicios en el Béisbol allá en la región de Vega Baja, Puerto Rico?

“Bueno, donde yo me crié aún no hay parque de Béisbol. Yo soñaba con ser pelotero viendo los juegos por la televisión. Tuve que sobreponerme a muchos criterios en contra y comenzar a

jugar sin tener un terreno, en placeres. Todo en la vida lleva esfuerzo, yo me sacrifiqué mucho, trabajé bien duro y con la gracia de Dios logré ser pelotero.”

Con 38 años de edad, Juan “Igor” González tiene el mérito de haber pertenecido a cinco importantes franquicias del Béisbol de Ligas Mayores: Los Rangers de Texas, los Tigres de Detroit, los Indios de Cleveland, los Reales de Kansas City y los Cardenales de San Luis. ¿Son los equipos con los que soñaste jugar alguna vez o han sido simplemente los que te dieron la oportunidad?

“Son los equipos que me dieron la oportunidad de jugar y destacarme como pelotero. Yo le doy las gracias a Dios y a esas organizaciones por haberme dado la mano. En cada una de ellas he dejado un poco de historia y ellas a su vez me dieron lo necesario para realizarme como pelotero y garantizar el futuro de mi familia.”

Durante tu carrera hay actuaciones impresionantes. Fuiste seleccionado tres veces para el Juego de Estrellas. En 1996 y 1998 te escogieron como el Jugador más Valioso de la Liga Americana, y en 1992 y 1993 te llevaste la corona de cuadrangulares. Así mismo tienes cinco temporadas de más de 40 jonrones, y cinco veces has estado entre los mejores cinco impulsores de carreras y porcentaje de sluggins. En 1998 te convertiste en el segundo pelotero con más de cien carreras impulsadas antes del Juego de Estrellas. ¿Cuál de estas actuaciones te satisface más?

“Igor” González (a la izquierda) junto al autor del trabajo.
“Igor” González (a la izquierda) junto al autor del trabajo.


“Todas son importantes. Cuando uno trabaja duro, se sacrifica, tiene la voluntad de hacer las cosas y cuenta con la ayuda del Todopoderoso, cada juego, cada turno al bate tiene su valor. Yo me siento satisfecho con lo alcanzado, he tenido una carrera brillante, aunque obviamente están las lesiones, que uno no las busca, son sencillamente impredecibles, pero eso sí, le doy las gracias a Dios por la habilidad, por todo lo que me ha dado, por esos momentos gloriosos e inolvidables que me hacen mantener todo el tiempo la cabeza en alto. Yo vengo de una familia humilde, sencilla, yo soy el ejemplo de que los sueños se hacen realidad y ahora sigo ayudando lo mismo a los más pequeños que a los de la selección nacional.”

Muchos nos quedamos con las ganas de verte jugar el Primer Clásico Mundial. ¿Por qué no estuviste?

“En ese momento yo no estaba en Ligas Mayores y los que organizaron el equipo pensaron que yo estaba lesionado, pero yo estaba en perfectas condiciones y nunca me preguntaron, aunque sí sabían que yo estaba entrenando duro. Luego algunos me decían: perdimos el Clásico y yo les contestaba: no, yo no perdí, yo no fui al Clásico, yo no soy perdedor, perdió el equipo que seleccionaron en Puerto Rico. Sin embargo, en el estadio el público coreaba ‘Igor, Igor, Igor’, y eso es bien importante para mí, el criterio de los fanáticos que sabían que yo tenía que estar en ese equipo, pero como los que saben son los técnicos, así son las cosas.”

¿Podrías estar en el segundo clásico?

“No. Yo me quedo ahora tranquilo en mi casa trabajando con los muchachos, disfrutando del tiempo que no tuve para disfrutar, pues en la vida hay un tiempo para todo, a mí me llegó el tiempo de ponerme a disfrutar y descansar.”
Especialistas consideran que el Clásico Mundial de Béisbol 2009 será el primero verdaderamente. ¿En tu opinión cuáles serían las diferencias más notables entre el Primer Clásico y el Segundo?

“No, en realidad esos son comentarios que siempre salen, pero el Primer Clásico siempre va a ser el primero y el de ahora será el segundo. Pienso que en esta ocasión pudiera haber más competencia, que los equipos se prepararán mejor, que los jugadores le pondrán mayor interés, pero siempre será el segundo y el otro será siempre el primero.”
Estás como coach de bateo en el equipo boricua que participa en la Copa “José Antonio Huelga”. ¿Te gustaría haber estado como jugador?

“Sí, lo que ocurre es que aún estoy padeciendo de una lesión en la región abdominal cerca de la pelvis que no me permite jugar y entonces estoy ayudando a los muchachos, impregnándoles las cosas que aprendí, siempre con una mente positiva y ayudando a Puerto Rico que es lo más importante.”

¿Te sientes motivado para seguir jugando?

“Sí, yo siempre tengo esa motivación, que el cuerpo diga que no es otra cosa. Si me pongo a trabajar duro es posible que participe en un Torneo Premundial que hay en Venezuela en el mes de septiembre. Para eso le pido a Dios todos los días que me de salud y sobre todo que llegue a ser un mejor ser humano.”

Hace poco tiempo algunos medios quisieron vincularlo con el Informe Mitchel y el doping en el Béisbol de las Mayores Ligas…

“Mira, yo creo que están tratando de revivir muertos y el que revive muertos solo es Dios. Yo nunca he dado positivo a esteroides. José Canseco abrió la boca y quiso meter a mucha gente en eso, pero yo no tengo problemas, yo jugué con él tres meses y a mí nunca me dio nada. Si hubiera dado positivo, te diría que sí, pero como nunca lo he dado no podrán decir nada, simplemente porque nunca los usé.”

Cuba tiene el mayor palmarés en el Béisbol a nivel aficionado y muchos compatriotas nuestros han triunfado en las Mayores Ligas. ¿Qué opinión tienes del Béisbol cubano y con quiénes has tenido mayor acercamiento?

“Creo que los peloteros cubanos son muy buenos, gente sufrida además, como todos los latinoamericanos que tenemos que hacer un sacrificio fuerte para poder imponernos. Creo que si Cuba hubiera tenido acceso a poder firmar peloteros, fuera –como país– el número uno dentro del mundo latino, porque tiene tremendos atletas y tremendos seres humanos. Yo tengo muchos amigos cubanos, Víctor Mesa, el Duque Hernández, Liván Hernández que vive en Puerto Rico y muchos otros. Es que en realidad somos una gran familia, la familia latina y por eso nos tenemos que llevar bien.”

¿Te consideras un hombre religioso?

“Yo soy cristiano, no soy fanático. Creo en mi Señor Jesucristo y para mí es muy importante leer la Palabra y poner en práctica lo que ella dice.”

¿Es cierto que en Navidad invitas a los muchachos del barrio?

“Es cierto. En ese tiempo invito a los niños de menos recursos a que compartan con los demás y que aprovechen ese momento lindo de la Navidad, un momento para reflexionar, para estar con los otros y vivir ese misterio del nacimiento de nuestro Señor.”


En este momento, ¿cómo es tu relación con tu ex esposa, la señora Olga Tañón, quien en su momento dijo cosas muy duras con respecto a ti?

“Con ella la relación que tengo es que es la madre de mi hija Gabriela María y nada más. Yo no le guardo rencor, ni le tengo odio. Ella vive su vida y yo la mía, y le pido a Dios que derrame sobre ella abundantes bendiciones, nada más.”
Hace poco visitaste la Casa Blanca invitado por el presidente George Bush y además compartiste en un hospital con los soldados boricuas heridos en la guerra de Irak. ¿Qué experiencias sacaste de dichos encuentros?

“Fueron momentos muy gratos. Cuando yo empezaba en el equipo de Texas el presidente Bush era uno de los dueños y siempre decía que si llegaba a la presidencia, me invitaría a la Casa Blanca, y así lo hizo. Yo fui en par de ocasiones, en la primera abogué por la terminación de los bombardeos en la Base Naval de Vieques y logramos nuestro objetivo. Después atendí una invitación especial de él en el 2007 y fue un encuentro muy bonito. Después fui al Hospital “Walter Reed”, que es el más grande del Ejército, y compartí con los soldados heridos en la guerra. Esa fue una experiencia muy importante porque uno ve allí cosas increíbles y conoce cómo es el sufrimiento del soldado cuando está en guerra. Esos son momentos inolvidables en la vida de uno, aunque no es lo más importante. Lo más importante es Dios, pues el presidente es un hombre igual que nosotros, que tiene un puesto por un tiempo, ahorita se va y viene otro, pero Dios está siempre y eso es fundamental.”

Tus estadísticas personales son impresionantes por lo que muchos especialistas te nombran como un posible integrante del Hall de la Fama en Cooperstown.

“Bueno, eso lo va a decidir el Señor. Creo que si no llega a ser por las lesiones yo tuviera números todavía mejores, pero esa fue la voluntad de Dios y lo recibo con amor y cariño. No puedo quejarme, tengo salud, mi familia, mis hijos, mis viejos están bien y siempre me rodea gente buena, eso para mí es una verdadera bendición, el gozar del reconocimiento del pueblo sencillo, esos son los millones que tengo. El dinero va y viene, hoy es mío y mañana es de otro, pero poder compartir, por ejemplo hoy, que comparto contigo, un excelente ser humano, cristiano católico, que has visitado mi tierra, esos son para mí los momentos lindos en la historia de un ser humano, si llego o no al Hall de la Fama es secundario.”

Finalmente, un mensaje para los lectores de la Revista Palabra Nueva.

“Lo que tengo que decirles es que leen una magnífica revista, ojalá que sus redactores la sigan llevando a muchos lugares y a todos que Dios les colme de muchas bendiciones y que sigamos hacia adelante porque el camino nunca termina. Que busquemos al Señor en el día a día, Él se encargará de guiar los pasos de este pueblo, un pueblo muy sencillo y trabajador ante el cual tenemos que quitarnos el sombrero. Dios los bendiga.”

Regresar al Sumario
Sumario Breves Religión Sociedad Segmento Internacional Glosas Cubanas Deportes Economía