Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

El anciano pidió enseguida la palabra, no quería ser ni el segundo ni el quinto, sino el primero en intervenir cuando se comenzara a debatir el primer panel del evento “Un diálogo entre cubanos”, convocado por Palabra Nueva en abril del pasado año. Preguntó cuándo se pondrían en práctica algunas de las propuestas del documento “La diáspora cubana en el siglo XXI”, y habló de las rumoradas reformas migratorias que esperamos por tanto tiempo, del reencuentro natural e integral entre los cubanos separados por la emigración, y de las reformas económicas que permitieran una participación amplia y total de los interesados, de dentro o de fuera, por el bien de la Isla: “¿Cuándo será eso? ¡Porque ya yo no tengo mucho tiempo!”, dijo para concluir su intervención.

Y dijo más… Su exposición sorprendió a unos cuantos, no por lo que dijo sino por quién lo decía. Pero si él precisamente no tenía respuestas, nadie en la sala las tendría. Revolucionario y comunista de siempre, Alfredo Guevara volvió a acomodar el saco sobre los hombros y el cuerpo en la silla probablemente sabiendo que no habría respuestas. Pienso que solo quería compartir su angustia con los demás, una angustia que no tiene colores políticos ni ideológicos, porque es, esencialmente, angustia humana, aunque aquellas la provoquen. Y es cierto que no tuvo tiempo; meses después murió, aunque alcanzó a ver la eliminación del injusto permiso de salida que sí le molestaba aunque no lo sufriera directamente. Otros muchos han muerto sin haber visto siquiera las incipientes reformas actuales, habiendo vivido siempre bajo el peso de las prohibiciones y los controles, los mismos que aún desean mantener los seguidores disciplinados de un polvoriento manual que no incluye un capítulo para hacer la vida normal a los ciudadanos.

La categoría tiempo es demasiado importante como para no darle la atención que merece. Con todo respeto pienso, luego digo, que este proceso de reformas o actualización, debería ser con prisa pero con pausas: con prisa para avanzar de forma expedita y sin titubeos, pero con las pausas estrictamente necesarias que posibiliten redireccionar el cauce o apartar los obstáculos estructurales o humanos que impiden el avance.

Si pensamos en la situación cubana de hace siete años, no es tan difícil reconocer los cambios ocurridos en la sociedad, casi todos de orden económico, pero con repercusiones en el orden social y, de algún modo, en lo político. La decisión más importante y digna de todo reconocimiento, ha sido la de eliminar el permiso para viajar al exterior –salvo en casos que restringe la ley–, porque a pesar de otros controles que todo Estado ejerce sobre los ciudadanos, este es un importantísimo reconocimiento a la libertad de movimientos de los individuos, derecho humano fundamental, tanto como el derecho a la salud o a la educación, garantizados ya desde hace mucho tiempo. Pero ese y otros cambios, por ser tantas las carencias y las restricciones acumuladas, resultan apenas perceptibles mientras no beneficien a un sector cada vez más amplio de la población, ni incidan en los índices económicos.

La actual propuesta de alcanzar un “socialismo próspero y sostenible” indica, nada más y nada menos, que antes habíamos vivido un socialismo no próspero y no sostenible. Y no es poca cosa, porque el antes significa cinco décadas, el tiempo de más de tres generaciones de cubanos. Basta ver lo que podemos hacer en cinco minutos –desde nacer o agonizar hasta la muerte, escribir un mensaje, leer una noticia, levantar un pedazo de pared o ayudar a un amigo–, para reconocer la importancia del tiempo. Duele demasiado saber que no lo hemos aprovechado como debíamos, porque no se trata de un bien material que puede ser recuperado en otro momento. El tiempo perdido no vuelve, porque nunca lo hemos poseído, no podemos recuperarlo ni adquirirlo en propiedad, tan solo medirlo y ocuparlo bien o mal, nada más.

De modo que cuando hablamos de recuperar el tiempo, en realidad indicamos la voluntad de aprovechar mejor el tiempo presente. Se puede hacer en el presente lo que no se hizo en el pasado, pero las ventajas de hacerlo hoy ya no benefician del mismo modo ni a las personas ni a la sociedad, ni tienen las mismas consecuencias, porque el tiempo de las personas que ya no están entre nosotros, sus energías y capacidad de respuesta, se fueron con ellas, a la tumba o a otro país.

Por ello, es importante que el proceso de reformas iniciado avance de forma expedita. Es comprensible que se intente evitar el desbordamiento, o el desboque de los “caballos del mercado”, pero tal criterio no puede pesar más que las urgencias económicas y existenciales de las personas, las familias y el país; ni tampoco impide –más bien fomenta– la burocracia, el mercado negro y el enriquecimiento ilícito. Hallar el punto de equilibrio entre las consideraciones políticas y las demandas ciudadanas es siempre el reto de todo servidor público, y eso es precisamente lo que le permite lograr la confianza ciudadana.

La cuestión del tiempo en este proceso de reformas es importante por varias razones.

Primero, porque lo que se ha anunciado, por muy escaso de especificidades que haya sido, suscita expectativas muy naturales en una ciudadanía preparada para conquistas mayores, pero con espacios muy limitados y mordida por el desaliento; y el desaliento ciudadano no es buen aliado de nadie ni de nada.

Segundo, porque a pesar de lo puesto en práctica, los indicadores económicos y la canasta familiar siguen siendo escuálidos.

Tercero, porque no se puede aspirar a construir un país y una sociedad prósperos si no se posibilita la existencia de ciudadanos prósperos y no se abren las puertas a las fuentes de finanza que generen prosperidad, lo cual no elimina la propuesta de la función social de la riqueza. La idea de un país rico sin ciudadanos ricos puede parecer original pero no lo es, pues eso fueron la Unión Soviética y la China de Mao: países de grandes riquezas habitados por pobres.

Cuarto, porque las estadísticas y pronósticos nos anuncian, sin disimulos, que para el 2030 seremos un país con el 30 % de la población con más de sesenta años, similar a algunos países desarrollados pero con una peculiar diferencia: nuestro tercio en edad adulta y no productivo, sería un sector pobre en un país subdesarrollado y pobre.

Quinto, porque si lo anterior se cumple como se pronostica, tal vez el mejor modo de enfrentarlo sea crear condiciones que, por un lado, estimulen la natalidad y, por otro, desincentiven la emigración e incentiven la inmigración de gente más joven dispuesta a trabajar e invertir aquí capital y conocimientos, incluidos cubanos emigrados dispuestos a regresar.

Sexto, porque es una pérdida de tiempo insistir en la ineficacia probada de la propiedad estatal sobre toda rama de la producción y los servicios; resultan demasiado aburridos y absurdos los mismos llamados a la eficiencia, al control y a la disciplina laboral en las empresas estatales, publicados en la prensa oficial hace veinticinco años o la semana pasada.

Séptimo, porque la desventaja económica y tecnológica, tanto del país como de los ciudadanos, nos coloca en una posición vulnerable ante la necesidad de insertarnos en una economía globalizada y la posibilidad del levantamiento del embargo-bloqueo de Estados Unidos.

Octavo, porque la estabilidad económica y la prosperidad personal y familiar, pueden ser un medio eficaz –no el único– para ese noble fin de recuperar determinados valores ausentes hoy en la sociedad; “la necesidad carece de ley”, según el viejo apotegma, y muchas de esas conductas antisociales e inmorales son provocadas, en parte, por las escaseces materiales acumuladas genera-cionalmente y sus consecuencias: el robo en las entidades estatales, la imposición de controles que contradicen la libertad que se pretende defender, el irrespeto a la autoridad, el tráfico de influencias de quienes ocupan altas responsabilidades y obtienen bajos salarios, la falta de viviendas o el deterioro urbano.

Noveno, porque acelerar la reforma o actualización y generar riqueza, sería el mejor modo de detener, y remontar después, la decadencia de los dos sectores más importantes de la sociedad: la salud y la educación.

Y décimo –y no menos importante–, porque cuanto más avanzado esté el proceso de reformas, más propicio será el escenario para quienes tendrán la responsabilidad política de conducir el país en el futuro inmediato. Tienen razón los obispos cubanos cuando afirman que “la mejor herencia que podemos dejar a las generaciones futuras es… trabajar por lograr un presente mejor” (“La esperanza no defrauda”, no. 22).

“La economía, estúpido”, fue la frase ya antológica de James Carville, estratega de la campaña electoral de Bill Clinton, que dio el repunte y la victoria al candidato demócrata en 1992 sobre el aparentemente imbatible George Bush, entonces más preocupado por la política internacional. Y es cierto que la economía es muy importante, como lo demuestra este mismo proceso de reformas o actualización que intenta, además, poner orden donde ha prevalecido por tanto tiempo el desprecio a las leyes económicas, y no por falta de talentos y buenos criterios de especialistas formados aquí mismo y pocas veces tenidos en cuenta.

Pero para la Iglesia –y el cristiano–, la esencia del tema es más compleja y rica. Contrario a lo que algunos suelen, con cierta ligereza, interpretar, no se trata de un favoritismo por el mercado y el rechazo a políticas que buscan mantener en el mínimo posible las brechas sociales. Ya sabemos que, entre nosotros, las críticas no oficiales, ciertos señalamientos de orden social o simples llamados de alerta, pueden ser interpretados por algunos como postura de enemigos. Para la Iglesia –y para mí en lo personal–, no se trata de una elección teológica entre capitalismo y socialismo, ni de reducir la cuestión a meros índices económicos o gritos de denuncias de masas.

Hay algo que está por encima de la economía, la política y los partidos: es la persona, es el ser humano el centro de la cuestión, el sujeto supremo en la lista de prioridades, el eje alrededor del cual se genera, y adquiere su auténtico valor, todo proyecto social. Creado libre por Dios para vivir siempre en libertad, para buscar la verdad y emprender acciones que lo dignifiquen en cuerpo y en espíritu, es el ser humano, en su condición individual y social, quien debe ocupar siempre el foco principal de toda acción política, económica, cultural y social. Ante la libertad y dignidad del hombre, de todos los hombres, todo proyecto social solo es útil si las reverencia y les sirve.

Esa libertad y dignidad han de prevalecer en el tiempo que vivimos en este mundo y la vida no es un ensayo, tenemos la oportunidad de vivirla una sola vez, y ese tiempo es sagrado.