Nuevos diáconos permanentes en la arquidiócesis de La Habana

Por: Redacción Palabra Nueva

En misa celebrada el pasado 8 de enero en la Basílica Menor y Santuario diocesano Nuestra Señora de la Caridad, fueron ordenados diáconos permanentes Yacel Moreno Bacallao, René Alberto Blanco Gómez, Manuel Rodel Rodríguez Díaz y Yován Abreu Guerrero.
La ordenación estuvo presidida por el cardenal Juan de la Caridad García, arzobispo de La Habana y en ella participó una representación del clero diocesano.
Los ordenados servirán mediante su ministerio a la arquidiócesis habanera. En el caso de Yacel Moreno Bacallao, lo hará en la Basílica Menor y Santuario diocesano Nuestra Señora de la Caridad. Por su parte, René Alberto Blanco Gómez, fue destinado a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola, en Reina. Manuel Rodel Rodríguez Díaz, fue enviado la parroquia del Salvador del Mundo, en Marianao, mientras que Yován Abreu Guerrero, prestará su servicio en la parroquia de la Inmaculada Concepción, de Tapaste.
Un diácono permanente es un servidor de la Iglesia. Tiene las facultades para bautizar, presidir el sacramento del matrimonio y ritos funerarios. También puede proclamar el Evangelio, predicar y asistir en el altar, entre otras cosas. Por el contrario, no puede dar la unción a los enfermos ni confesar.
Cabe recordar que la orden diaconal confiere un carácter espiritual indeleble. A diferencia de los diáconos transitorios, que se otorga a quienes más adelante serán ordenados presbíteros, el diácono permanente puede estar casado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*