padre Ángel Gaztelu
SOCIEDAD

Candil de la casa

Poco después de la sublevación militar que derribó al gobierno populista del general Juan Domingo Perón en la República Argentina, la revista cubana Bohemia –entonces una de las más influyentes en nuestro continente– incluyó, en sus dos primeras ediciones del mes de noviembre de 1955, una encuesta con el título Opinan sobre Perón y su derrocado régimen, mediante la cual se recogieron opiniones al respecto de diversas personalidades de nuestro país. Entre esas voces estuvo la de un sacerdote, el padre Ángel Gaztelu, quien quiso, ante todo, ser candil de la casa propia antes de alumbrar la ajena, pues teniendo la casa por barrer, le preocupaba ese interés por el polvo en la del vecino. Sin embargo, no dejó de dar su criterio sobre el tema en cuestión, y aseguró que no estaba interesado (como simple ciudadano) en otra política que en la de un gobierno con todos y para el bien de todos. Y a título de sacerdote confesó que no aspiraba a más política que a la esencial y amplia en el concepto quevediano: “A la política de Dios y el gobierno de Cristo”. […]

SOCIEDAD

La fuga de las golondrinas

¿Cuál será la marca de la gastronomía en este hueco del tiempo? Impedido de acudir a restaurantes, pizzerías y cafeterías, el cubano se ve obligado a comprar para llevar, o encargar los pedidos por teléfono, con el encarecimiento correspondiente de esta última opción. Hubiera sido el momento de lujo para las compras en línea, pero la mala calidad del internet local, y los altos costos del producto y la mensajería, lo convierten en un servicio de minorías, nada popular. Entonces, ¿qué tipificará la gastronomía de estos años pandémicos? En todo caso, la comida como fiesta de los sentidos, no está presente, es una ausencia. Solo nos alimentamos –como podemos– para seguir vivos. […]

SOCIEDAD

Una nueva Cuba ha despertado

En Cuba han quedado claras las circunstancias que entorpecen el ejercicio pleno de los derechos humanos, pues restringen las libertades propias y públicas, y sin el libre ejercicio de estas, ¿de qué libertad puede discutirse? Evidentemente hay muchas cosas en nuestra sociedad contra las que hay que provocar, pero en forma provechosa, para destacar sus desperfectos sin echar abajo los valores fundamentales y necesarios sin los cuales es absurdo una plena realización humana. El primer paso esta dado, y una nueva Cuba ha despertado. Hemos de orar con insistencia para que se depongan las armas, para que nunca más un cubano alce la mano contra otro cubano, para que esta libertad que hizo vibrar toda una Isla sea una realidad, y podamos entonces construir una nación con oportunidades para todos. […]

SOCIEDAD

Decir la verdad

Cualquier ser humano necesita un pueblo, aunque solo sea para irse de él, porque un pueblo quiere decir no estar solo, saber que en la gente, en las plantas, en esa tierra donde un día naciste hay algo tuyo, que aun cuando no estés queda ahí, esperándote. […]

SOCIEDAD

Nietos virtuales y abuelos solitarios

Al conversar con amigos comunes, antiguos compañeros de estudios encontrados de manera fortuita, la mayoría posee el mismo dominador común: hijo fuera del país, nietos nacidos allende los mares. La causa principal es fácil de encontrar: la emigración de los jóvenes en busca de mejores oportunidades. El exilio autoimpuesto en busca de mejorías económicas ha conducido a la escisión de las familias, a la soledad de los padres y al hecho de privarlos de la compañía y cariño de los nietos. […]

SOCIEDAD

Verbos y vestiduras: quedarse (II)

Quedarse en Cuba, además de los esfuerzos del día a día, genera también consecuencias espirituales. En una población que envejece veloz, cada vez son más los hogares donde sucede el llamado síndrome del nido vacío. Padres y abuelos, cuyas edades no les permiten la ida para llegar a luchar y trabajar en otros cielos, se quedan aquí, con alguno de los hijos, o con ninguno, pues los jóvenes se marchan. Las sillas familiares vacías de cada domingo, no pocas veces duelen más que cualquier carencia material. En algún texto, el escritor Leonardo Padura decía que nuestro país padecía de una permanente excepcionalidad. Ese estado de perenne crispación, que a golpes de humor y de ironía tratamos de olvidar y de navegar, parece a ratos no abandonarnos nunca. El deseo de que, alguna vez, la normalidad, la calma, algo de paz toque por fin a nuestras puertas isleñas y se instale del lado de acá de las aguas que nos rodean, es de esas esperanzas que no deben apagarse. Tal vez así, irse o quedarse a vivir en esta hermosa tierra, no serían decisiones extraordinarias o signadas como solución a muchas necesidades de todo tipo. […]

SOCIEDAD

La tarde de los gatos

Una historia que sobrecoge, quizás porque puede ser la realidad de muchos hogares cubanos. A simple vista se trata de una familia habanera como cualquier otra; rutinas marcadas, jerarquías consistentes y vida social pobre. […]

SOCIEDAD

Pinceladas de desilusión

Sencilla y oportuna resulta la lectura de este texto del Dr. Rolando Naranjo, neurólogo y antropólogo, sobre la pérdida de ilusión. El especialista asegura que “nada está absolutamente garantizado en la sociedad, todo requiere del arrojo a veces atrevido». […]