Cruz y caballete

Por: Jorge Luis Montesino Grandías

Dibujos de fe sobre páginas de la Biblia

 

Dibujar sobre páginas de la Biblia distingue el acto de fe, respeto e interpretación muy personal que el artista cubano José M. D. P. (Mayim-B) profesa a las sagradas escrituras.

El libro sagrado de este artista multifacético (performances, pintura, escultura y arte instalativo), además de faro que orienta su paso y el de su familia hacia la armonía con Dios, le sirve para dar forma a su fe tanto como a sus inquietudes existenciales. Es así como dibuja sobre determinadas páginas con sus respectivos contenidos profusamente estudiados.

La Biblia ha sido explicada e ilustrada muchas veces en ediciones modernas para niños y adultos, y mucho antes fuente de inspiración para grandes maestros de la pintura mundial en que predomina la recreación visual descriptiva conforme al canon teológico e iconografía del arte cristiano. En el caso de este creador inquieto, la Biblia es mucho más que un libro, que consagra el despliegue de su fe en una expedición, una interpretación que sustenta su vida cristiana y artística.

Mayim-B no solo interviene gráficamente la página impresa de su Biblia personal, pues este gesto suyo involucra, además, el contenido canónico heredado a través de la palabra, con lo cual nos propone un universo de asociaciones simbólicas, semánticas y lexicales que pudieran escaparse, si solo se practica la lectura reproductiva y lineal del más reconocido de los libros que atesoramos los humanos.

De seguro coincidimos lectores, fervorosos creyentes e inexpertos en que si algo distingue a la Biblia es su lenguaje metafórico, abierto, propositivo. Entonces tenemos delante dibujos elaborados desde una profunda convicción cristiana no obstruida; incluso, existe la probabilidad de tentar al lector-espectador a interrogarse sobre la naturaleza del arte y sus tradiciones temáticas, iconográficas y soportes utilizados. Son ejemplos las obras Golpes duros, dibujo con tinta roja sobre la página 205, Jueces 9, y la que sigue a continuación plasmada en el folio 55, Éxodo 14.15, cuyo motivo es un hueso (el fémur). A diferencia de la pieza anterior, esta última solo tiene la firma del autor y la fecha de realización a tinta negra.

A lo largo del paginado de su Biblia, el autor concibe apuntes o bocetos de futuros prototipos de objetos articulados, de esculturas para espacios artísticos autónomos (galerías y salas expositivas) y también para sitios públicos abiertos con funciones diversas.

Por otra parte, no pocos de aquellos dibujos adquieren su finalidad o definición mejor en determinados ejemplos; los que parecieran obras ya concluidas. Entre todos ellos, cabe mencionar: Naza, Levítico 5.6, folio 83; Tornillo de banco, Levítico 15.16, página 93; Horno al crisol, Levítico 27, p. 105, todos de 2009. De igual forma: Puerco con tarro, Números 27.28, folio 133; Cepillo de dientes, Números 8.9, folio 115; Trofeo a la dignidad (Serie Realismo Socialista), Deuteronomio 33.34, folio 173, 2011, y Miopía, Jueces 11.12, folio 107, del 2021.

Vista en su conjunto, con cada dibujo que incorpora, la Biblia-obra-libro de arte de Díaz Pérez avanza hacia una especie de catálogo o muestrario íntimo de contenidos de vida personal, familiar y social, de su fe y particular fervor religioso, en definitiva: de su manera de entender y hacer arte.

José Miguel Díaz Pérez cursó estudios en la Escuela Vocacional de Arte de Pinar del Río (1988), en la Escuela Profesional de Artes Plásticas de la propia provincia (1997), en el Instituto Superior de Arte (La Habana, 2002), y fue miembro del Grupo Galería DUPP (1997-2002). Cuenta con cinco exposiciones personales y veintitrés colectivas, de igual forma ha presentado cuarenta y seis performances, todos en Cuba y otros países.

Se el primero en comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*