El bien con el bien se paga

Por: Yarelis Rico Hernández

Grabación del tema musical “Es tiempo de agradecer”. En la foto también está presente el cardenal Juan de la Caridad García, arzobispo de La Habana.
Grabación del tema musical “Es tiempo de agradecer”. En la foto también está presente el cardenal Juan de la Caridad García, arzobispo de La Habana.

Este tiempo de recogimiento en casa me ha conducido a un necesario consumo e intercambio de información por las redes y plataformas digitales. He desechado gran parte de las noticias y los comentarios recibidos; sencillamente, no me han interesado, pues tras la lectura de un primer párrafo poco atractivo, intuyo que el resto nada podrá aportarme. No fue esto lo que me ocurrió al escuchar el audio de una canción interpretada y compuesta por una hermana de la Congregación del Amor de Dios, nuestra querida Antonia Valverde Fernández, Toñi, como es conocida. Una pequeña nota antecedía la letra y los acordes también publicados: “Este canto, en tiempo de Coronavirus, expresa lo que no quiero que se me olvide, todo el bien recibido de Dios y de los demás”.

Este mensaje de WhatsApp seguro fue compartido por la religiosa a sus amistades. Detrás de una música pegajosa y una sencilla letra, se descubría una obra diaria de mucha cercanía y entrega a niños, familias numerosas, ancianos y enfermos.

Lo cierto es que desde que fueron informadas las primeras medidas para prevenir la expansión de la Covid-19, la Congregación Hermanas del Amor de Dios no dejó de cumplir su misión en la Arquidiócesis de La Habana, readaptándola a la situación epidemiológica del momento. A propósito, Palabra Nueva conversó con la querida Hna. Toñi.

Hermana, ¿han podido mantener contacto con los niños de la Guardería Padre Usera, sus familias y con los integrantes de la Infancia y Adolescencia Misionera en este tiempo de pandemia?

“Desde el 24 de marzo tuvimos que cerrar la guardería de La Habana Vieja, pues solo un reducido número de niños estaba asistiendo. Poco a poco, los padres optaron por cuidarlos en casa. No obstante, mantuvimos la comunicación con las familias de los pequeños por medio de las maestras, los asistentes sociales del proyecto de niños apadrinados y los asesores de la Infancia y Adolescencia Misionera. Esta relación se mantiene aún por vía telefónica, mediante las redes sociales y en algunos casos, con las debidas precauciones, hemos visitado los hogares.

”Tuvimos conocimiento de que tres de los niños han estado aislados, con sus familias, por haber tenido contacto con personas positivas al Coronavirus, pero gracias a Dios todos salieron bien, y ya están en sus casas.

”De manera especial, agradecemos la creatividad de los asesores de la Infancia y Adolescencia Misionera, quienes con distintas iniciativas han dado seguimiento a los muchachos y han compartido por WhatsApp fotos, videos, dibujos y mensajes misioneros, que invitan a la oración en familia, al cuidado de la fe y de su vocación misionera. De gran ayuda para fomentar la comunión con la Iglesia, ha sido la participación de los niños en el concurso de dibujo “La Virgen de la Caridad y la familia”, idea generada por la parroquia del Cobre, en la Arquidiócesis de Santiago de Cuba”.

¿Cómo ha vivido usted y su comunidad este tiempo de aislamiento? ¿Qué han hecho?

“Durante este período de aislamiento físico, cada una de las hermanas ha puesto sus dones al servicio de los demás. En nuestra vida congregacional, hemos intensificado el tiempo de oración personal y colectiva, a lo que sumamos el rezo del rosario en comunidad a petición del Papa Francisco

”A través de los medios digitales, hemos mostrado nuestra cercanía y apoyo a las personas con las que habitualmente nos relacionamos y hemos dado seguimiento a los trabajos educativos, caritativos y pastorales, que normalmente realizamos. Junto a las Hermanas Carmelitas de San José, acompañamos con los cantos al cardenal arzobispo de La Habana, Juan de la Caridad García, en sus alocuciones radiales de domingo.

”Desde la Oficina de Asuntos Sociales del Arzobispado de La Habana y del Proyecto de ayuda a niños apadrinados, las religiosas llegamos a los más necesitados, facilitándoles alimentos y aseo personal. Para la realización de esta obra trabajamos en equipo con miembros de la Unión Padre Usera, de Misioneros de la Alegría y la Esperanza y con asistentes sociales, siempre tomando las debidas precauciones para evitar contagios.

”Permanecer en casa también ha traído sus beneficios. Conversamos más entre nosotras, limpiamos y ordenamos partes de la vivienda que, por falta de tiempo en la vida ordinaria, estaban pendientes. Sin dudas, hemos aprendido que los contratiempos nos ayudan a crecer en respuestas solidarias y confianza en la Divina Providencia”.

Al comienzo de esta entrevista evocaba su mensaje al compartir la canción que compuso. Decía usted que con ella agradecía todo el bien recibido durante este obligado recogimiento. ¿Es esa la conclusión fundamental que saca de esta etapa que aún vivimos?

“Sí, al reflexionar sobre este tiempo de pandemia que estamos viviendo, me queda el sabor de la gratitud a Dios y a tantas personas que no se cansan de hacer el bien, y no quiero que se me olvide, pues bien, con bien se paga”.

¿Qué cree que sucederá después de este tiempo? ¿Qué avizora para el futuro?

“Creo que la vida seguirá su curso, pero nuestro modo de afrontarla cambiará, pues esta parada obligada ha afinado los sentidos para centrarnos en lo esencial, lo que perdura porque está inscrito en el corazón humano: el amor de Dios, que vive en nosotros, y se manifiesta en lo que hacemos, porque no tiene frontera.

”Por tanto avizoro el futuro, con la esperanza, la paz y el dinamismo que genera Cristo resucitado, que ha salido triunfante de la muerte y ha derramado su Espíritu en nosotros generando nuevos modos de relacionarnos con la naturaleza, el quehacer de cada día y con los demás”.


CANTO EN COVID 19: ES TIEMPO DE AGRADECER

Hna. Toñi Valverde, HH. Amor de Dios

4/4

DO mim FA fam

1.- ¿Qué quedará después de este confinamiento?

DO mim FA SOL7

¿Qué no quiero olvidar de este tiempo especial?

 Lam rem SOL7 DO

La caridad realizada, al hermano necesitado,

mim FA rem SOL -7 DO

Y el amor entregado al que vive a mi lado.

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE AGRADECER, TODO EL BIEN QUE RECIBIMOS,

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE VALORAR, LA ENTREGA DE LOS DEMÁS:

lam rem SOL DO

LA MIRADA HACIA EL CIELO, AL DADOR DE TODAS LAS GRACIAS,

-7- SIB SOL7 DO

Y LAS MANOS EXTENDIDAS, DISPUESTAS PARA DAR.

DO mim FA fam

2.- Personal sanitario, arriesgando su vida,

DO mim FA fam

Científicos investigando para encontrar la salida,

Lam rem SOL7 DO

A esta pandemia mundial que acaba con la vida,

mim FA rem SOL7 DO

Y ha paralizado el mundo y unido a las familias.

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE AGRADECER, TODO EL BIEN QUE RECIBIMOS,

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE VALORAR, LA ENTREGA DE LOS DEMÁS:

lam rem SOL DO

LA MIRADA HACIA EL CIELO, AL DADOR DE TODAS LAS GRACIAS,

-7- SIB SOL7 DO

Y LAS MANOS EXTENDIDAS, DISPUESTAS PARA DAR.

DO mim FA fam

3.- La oración compartida en los medios digitales,

DO mim FA fam

Sacerdotes ofreciendo por su pueblo la Eucaristía,

Lam rem SOL7 DO

La fe del pueblo sencillo, con el rosario en la mano,

mim FA rem SOL7 DO

Pidiendo al Dios del cielo, que nos regale el milagro.

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE AGRADECER, TODO EL BIEN QUE RECIBIMOS,

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE VALORAR, LA ENTREGA DE LOS DEMÁS:

lam rem SOL DO

LA MIRADA HACIA EL CIELO, AL DADOR DE TODAS LAS GRACIAS,

-7- SIB SOL7 DO

Y LAS MANOS EXTENDIDAS, DISPUESTAS PARA DAR.

DO mim FA fam

4.- Comedores de la Iglesia, entregando alimentos,

DO mim FA SOL7

A ancianos y vulnerables de nuestra sociedad.

Lam rem SOL 7 DO

En silencio y con amor compartiendo de lo poco,

mim FA rem SOL7 DO

Haciendo la vida agradable, a aquellos que sufren más.

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE AGRADECER, TODO EL BIEN QUE RECIBIMOS,

-7- FA fam DO

ES TIEMPO DE VALORAR, LA ENTREGA DE LOS DEMÁS:

lam rem SOL DO

LA MIRADA HACIA EL CIELO, AL DADOR DE TODAS LAS GRACIAS,

-7- SIB SOL7 DO

Y LAS MANOS EXTENDIDAS, DISPUESTAS PARA DAR.


Se el primero en comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*